La Asociación de Protección de Aves de La Haya existe desde hace más de 90 años.

La Asociación de Protección de Aves de La Haya (“De Haagse Vogelbescherming” (HVB)) se propone proteger las aves salvajes y sus ambientes de vida en La Haya y los alrededores. La asociación funciona gracias a voluntarios y fue fundada en 1925.

A la fundación en 1925 fueron solamente unas extravagantes que exploraron los terrennos; hoy en día tiene unos 1.000 miembros. Entre ellos hay más de 100 personas que cuentan las aves según métodos científicos en casi todos los parques y zonas verdes de La Haya y  alrededores. Desde el principio del siglo XX La Haya hacido famosa por la grande variedad de aves.

Dunas cubiertas densamente de vegetación, grandes parques urbanos y fincas antiguas que, en muchos sitios sirven de oasis verdes en el centro de la ciudad, atrajeron una gran variedad de aves incluyado algunas especies raras. Además la ciudad está en las rutas más importantes de migración europeas por la costa y por eso no faltan las aves migratorias ni las aves vagabundas.

En cuanto posible protegemos todas esas aves y sus ambientes. Muchos miembros hicieron nuestro curso de monitor de aves (gratis para miembros). Inventarían las zonas verdes o trabajan de monitor en los refugios cerrados al público donde  las aves pueden empollar en paz. Contribuyen a la registración de la distribución actual de los pájaros de cría locales.

Hacer censos implica levantarse temprano porque la mayoría de los pájaros canta antes de la puesta del sol o  al amanecer y en los últimas díos de la primavera hay noches muy cortas. Cada año los monitores cuentan un sitio fijo por lo que se puede monitorear bien el desarrollo del nivel de los pájaros de cría. Con esta información local podemos avisar a tiempo los dueños de los terrenos y las autoridades para – eventualmente – tomar medidas con el objetivo de mejorar la vida de las aves. Los monitores avisan al Consejo de Medio Ambiente cada alteración. Asi se puede evitar intervenciones contrarisos a la Ley de la Naturaleza.

Para muchas inhabitantes de La Haya (‘hayanos’) la actividad más conocida de la HVB es nuestro centro de acogida de aves llamado “De Wulp” (El Zarapito). Aquí 7 días por semana unos 60 voluntarios se hacen cargo de las aves salvajes. De Wulp solamente cuida aves salvajes que sufren de traumatismos causados directa o indirectamente por seres humanos. Puede ser de todo: el tráfico, gatos y perros, hilo de pescar y anzuelos, cristales, veneno o maltrato.

Con el esfuerzo de 2 cuidadoras profesionales y 60 voluntarios acogemos más de 7.000 aves al año.

Cuidan todo tipo de aves, de la pequeña troglodita hasta el cisne majestuoso. Cada año limpiamos unas decenas de víctimas de petróleo porque el centro funciona también como acogida costal. También arreglamos la acogida temporal  de erizos, murciélagos, ardillas y otros animales del bosque.

Cada trimestre, los primeros domingos de los meses enero, abril, julio y octubre, organizamos tardes de puerta abiertas de 13.00 h hasta las 16.00 h. Hay visitas con guía que da información sobre las aves presentes.

Cuatro veces al año informamos a nuestros miembros sobre actualidades, observaciones particulares, excursiones, lecturas, etc. en la revista “De Wulp” (“El Zarapito”).

¿Le interesa la naturaleza de La Haya y alrededores?  ¿Le gusta cuidar animales?

Contáctenos: La Asociación HVB: www.haagsevogels.nl o el centro de la acogida de aves “De Wulp”

(contact – Vogelopvang De Wulp) en el parque “Meer en Bos”, Helioptrooplaan 15, 2555 MA Den Haag.